Adios Dos Mil Nueve

December 31, 2009

(Y nunca vuelvas)

Que el 2010 traiga:

  • Más estabilidad (también en mis tobillos)
  • Menos políticos de ultraderecha decidiendo por tí.
  • Menos enfermedades de frenesí.
  • Más educación y conocimiento para todos.
  • Menos arterias congestionadas.
  • Más profesionistas (bien) hechos en México.
  • Más seguridad.
  • Más sonrisas entre extraños.
  • Álbumes Panini llenos para todos.
  • Mucho trabajo y espacio para el ocio productivo.
  • Más visitas de Metallica a México.
  • Menos nicotina en nuestros pulmones.
  • Menos kilos provocados por estrés.
  • Más música, más películas, más arte para todos.
  • Revoluciones individuales reflejadas en comportamientos colectivos.
  • Menos talleres mecánicos corruptos.
  • Un final digno para LOST.
  • Libertad de decisión absoluta para las mujeres.
  • Menos párrocos doblemorales.
  • Matrimonios felices entre personas del mismo sexo.
  • Soberanía nacional. Menos Iniciativas Mérida y más iniciativas civiles.
  • Más días en donde se ven los arbolitos en las montañas.
  • Menos inundaciones.
  • Menos automóviles en las calles.
  • Menos pendejos con iniciativa.

Y así, querido lector, deseo que seas feliz y estés siempre cerca de los tuyos.

Feliz 2010.

B.

Advertisements

La redefinición del espectro visual

December 15, 2009

Continuando con la gustada sección: las reseñas que le piden a Baxter en Ibero 90.9, aquí está la que me tocó hacer para los discos del año. La lista completa la pueden consultar aquí. El texto es sobre el que -para mi gusto- es el disco del año. Al menos es el que más escuché y que a la fecha me sigue sorprendiendo. Al momento que escribo esto, no tengo el disco físico, eso ya dice mucho sobre él. (Se aceptan regalos navideños)

En fin, espero que sea de su agrado, apreciables lectores.

The Horrors – Primary Colours
Baxter

Abres la caja de Pandora, te encuentras con diez posibilidades, cada una de ellas ya está perfectamente delineada y clasificada en un lapso de tiempo. Todas se rigen bajo una misma imagen, como si fuera el reflejo de un espejo roto que arroja una instantánea por tema. Una fotografía en tonos sepia -fuera de foco- retrata siluetas oscuras y fúnebres. El título multicromático que nos recuerda que el verdadero terror se experimenta en vivo y a todo color, este discurso hace ver a Bela Lugosi como un mero recuerdo atrapado en el fondo del mar.
Un viaje.

Una travesía ultramarina en donde la constante es el sofocamiento, provocado por poesía cuasi adolescente y retroalimentación melódica que lograron en el estudio, apadrinados por un par de dañaditos: Chris Cunningham y Geoff Barrow. Las guitarras cambian de sonido, recuerdan y tributan a Kevin Shields (desde la fotografía que las contextualiza), los sintetizadores escapan pavorosos del cliché y al final no deja de ser música garage. No dejan de ser punks, y por supuesto, no dejan de ser románticos. Ahí el hilo negro de esa facha pasajera y olvidable del emo.
El segundo paso, probablemente el más difícil en la carrera de una banda de veinteañeros, fue logrado y con honores. Los ingleses hicieron historia que se cuenta sin pausas, sin descanso ni tanques de oxígeno. En el camino tocan fondo, se sumergen en la mierda para llegar a un final épico, memorable y que pide a gritos una repetición. Así, sí.

Primary Colours es uno de los primeros discos de la nueva década. Una década que pinta para experimentar, para acostumbrarnos a la crisis y aprender a vivir con ella. Tiempos oscuros para la sociedad, pero irónicamente los más brillantes para las mentes creativas. Solo así podremos sacar la cabeza del agua.