Nieve

January 9, 2010

Dice mi papá que la última vez que nevó en la ciudad fue en 1967. No quiero imaginar el caos. Por supuesto, no somos la cochina cantidad de personas que ahora (sobre)vivimos el DF, pero de todos modos somos un país “tropical” ¿qué no?

Tomada sin permiso del Flickr de casadequeso. Ojalá no se enoje.

Tomada sin permiso del Flickr de casadequeso. Ojalá no se enoje

Y todos los inviernos es exactamente lo mismo. “Va a nevar en el DF.” El rumor del Servicio Meteorológico Nacional de que -ahora sí- caerá nieve. Y todos, como niños de 6 años, esperando a que el cielo, las banquetas y el Ángel de la Independencia se pongan blancos.

Marcelo Ebrard no puede hacer que caiga nieve sobre su Rockefeller Center regióncuatro, pero tenemos siempre el Ajusco, o ya de perdis, la autopista a Cuernavaca. (Por cierto, el único lugar donde su servidor ha visto la nieve en vivo y a todo color, ahí a la altura de la estatua de Morelos… de rancho.)

Tomada sin permiso alguno del flickr de Acuarela_08

Tomada sin permiso del Flickr de Acuarela_08. Ojalá no se enoje

Pero: ¿Y si ahora sí cae un chingo de nieve?

¿Tendríamos que ir a trabajar? ¿Cómo le haríamos, con los caminos congelados?

¿Hay refugios adecuados para los que padecen de indigencia?

Después de hacer angelitos, monos y guerras de nieve, de agarrar una pulmonía marca llorarás, ¿qué?

¿Nos dejaríamos de quejar todo el tiempo  del frío sólo por la felicidad?

A 9 grados centígrados yo siento que se me caen los pies y no me dan ganas de hacer absolutamente nada. Ya me enfermé gacho y extraño el sol. Aunque cuando llegue la odiosa temporada  de calor quiera que regrese el friíto. Así somos todos, nada nos da gusto.

Nota al pie: El carácter hostil de esta reflexión tal vez se deba a uno de mis corajes infantiles más grandes. Los Vaqueros de Dallas contra Delfines de Miami en 1993. Juego de Acción de Gracias. Leon Lett.

No puedo ocultar mi nerviosismo esta postemporada. Y sí, ya sé que los Vaqueros son como el América. Ni pedo.


Nostalgia de Interpol

December 2, 2009

En la nostalgia por revivir lo mejor de la década, en Ibero 90.9 me pidieron reseñar esta maravilla de disco. Le puse play y esto fue lo que escribí. Lo comparto con ustedes antes de que lo publiquen en el sitio. (En donde por cierto, estarán las reseñas de los 10 mejores álbumes a cargo de los integrantes de todo el HH equipo)

Interpol – Turn On The Bright Lights
Por Baxter

¿Cómo era el mundo hace diez años? Basta decir que había torres gemelas, Felipe Calderón no figuraba en la agenda nacional y que un aparato de uso común como el iPhone aun no existía. No hablemos de la crisis económica mundial, del pánico a los tsunamis o la guerra contra el narco. ¿Vivíamos en un lugar mejor?

Hace 7 años, el mundo era otro al del inicio del nuevo milenio.

Para muchos, el 2001 fue el verdadero inicio del siglo. Inició una era de terror, dominada por los fundamentalismos occidentales, el miedo a la otredad, de avances tecnológicos que sólo nos recuerdan lo poco que hemos crecido como humanidad. Los rasgos inevitables de un mundo en decadencia que hoy sufrimos, un regreso a la era medieval.

Y en ese panorama, tan sólo 11 meses después del inicio del fin, una banda neoyorkina nos recalcó directo en la cara que vivimos en épocas oscuras. “Prendan los reflectores” porque ya nada será igual. La nostalgia, el sofocamiento provocado por el derrumbe de los valores, reflejado en dos torres colapsándose en televisión abierta. Así se siente el debut de Interpol ahora que le ponemos play. Tanta razón tenían.

Y luego vinieron los clones creados en el laboratorio, el monstruo sigue dando patadas de ahogado sin dirección. La industria no supo cómo reaccionar ante la nueva forma de concebir el mundo y entonces vino el boom del ‘indie’. Manifestación social que a los pocos meses se presentó como una respuesta casi química y que seguimos resintiendo en las estaciones de radio, en las tiendas de moda, en los noticieros de Televisa. Imitadores emulando lo que otros heredaron. La copia de la copia, esa que en un afán flagrante se convirtió en moda.

Cuando estos cuatro neoyorkinos, que supieron voltear atrás y ver a The Fall, a Iggy Pop o a Ian Curtis como una especie de confort oscuro, de “tiempos mejores”, lanzaron este álbum el mundo comenzaba a cambiar. A siete años de ponerle play por primera vez nos podemos contestar la pregunta. NO, no vivimos en un lugar mejor. Y probablemente no lo haremos, aun cuando tenemos iPhones y somos conscientes del calentamiento global.




Agricultura del Conocimiento

August 19, 2009

Si siembro una duda…

¿Cuánto tiempo tardará en nacer un árbol de dudas?

DESCARTES


Soluciones Oblicuas: El principio de la inconsistencia

July 22, 2009

Tiene más de 5 años, que en una dinámica de autoconocimiento musical (que por cierto extraño infinitamente) mi amigo Uriel Waizel me introdujo al mundo de las estrategias oblicuas. ¿Qué pachecada? Una serie de consejos al azar que Brian Eno escribió para facilitar cualquier trabajo creativo. Se trata de un set de cartas, en las que debes escoger una al azar y obedecerla en torno a lo que estés haciendo. Funciona generalmente para el trabajo de los músicos en el estudio, pero frases como “Convierte un elemento melódico en uno rítmico” o “La repetición es una forma de cambio” encuentran su cauce en casi cualquier momento en donde la inspiración de plano, no llega.

Hoy, mientras revisaba el tráfico a este blog, apareció por coincidencia o simplemente al azar la de “El principio de la inconsistencia“. Por un momento medité en cambiar el nombre de este blog. Después entré en una autoevaluación que duró 5 minutos, para después animarme a platicarles sobre esto y meterle un poco de consistencia a este espacio.

Simplemente una recomendación, con una dosis -moderada- de fe en los gurús y las personas sabias.

A los viejitos hay que hacerles caso de vez en cuando.

En la web. Oblique Strategies

En Twitter. Oblique Chirps

En la vida real. El set de cartas


Real Life

July 15, 2009

Los pros y contras de crecer.

  • Santa Claus vive en Groenlandia, no en el Polo Norte. Probablemente es de los últimos esclavistas vivos.
  • La Selección Nacional irá al mundial.
  • La correspondencia física es en un 99% un intento por sacarte dinero.
  • Michael Jackson.
  • El orden de los factores afecta el producto.
  • Megan Fox.
  • El tocino como el mejor producto del mundo.
  • La irrelevancia de este blog.

Realismo

T-shirt vía.


Dejemos de Hacernos Pendejos

June 23, 2009

Es fácil decirlo, pero en realidad es una obligación difícil de cumplir. ¿Cómo dejar de hacerte pendejo con los kilos de más que te ves en el espejo, (aun cuando sumes la panza)? Con la colilla que tiraste en la calle en medio de una plática. Cuando te metes a la cama y sabes que no hiciste lo suficiente para que las cosas cambien de una vez por todas (y para bien). Dejar de hacerte pendejo… con la chica que te gusta y a la que le gustas, con los pagos al banco, a la hora de escribir un post en lugar de trabajar.

Nada fácil la tarea a la que nos invitan estos sujetos, que se tomaron tan a pecho el mandatorio que dedican parte de sus ocupadas vidas a intentar despertar algunas conciencias afuera, con respecto a la realidad actual del país. Vamos en un tren sin frenos con rumbo a un gran monolito de mierda, sin escalas. ¿A alguien le queda duda? ¿Alguien le cree a López Dóriga o a Calderón? Dejemos de hacernos pendejos, las cosas no están bien.

Picture 1Picture 2

Dejemos de Hacernos Pendejos (DHP* en su versión políticamente correcta) es una iniciativa ciudadana que a partir de ‘operaciones’ que denuncian lo que está mal en nuestro México lindo. Su primer acto fue denunciar a los diputados se ‘devolvieron’ más de $500 millones de impuestos de sus aguinaldos. ¿Saben en qué acabó? En que no podían tomar en serio una petición de una organización con un nombre así. La nota entera pueden leerla aquí.

n52854339136_1023274_57031

¿Hacen falta más organizaciones así? ¿O simplemente es un intento más, un sueño guajiro por cambiar un país que simplemente ya no tiene remedio?

Opínele…


La Música Pesada

June 7, 2009

Esa se siente derechito en el pecho. En donde dicen que sentimos. Va directo al corazón.

Tal vez sea por eso que millones jamás la entenderán. Porque quieren ‘oir’, no escuchar o sentir. Porque eso requiere de un esfuerzo que muchos no quieren tomar.

La música pesada me ha salvado la vida en varias ocasiones, porque me recuerda que estar vivo debe ser así: vertigionoso. Cuando la vida no es así: intensa, emocionante y rápida, no vale la pena vivirla. Y cuando me aburro, me muero.

Y tal vez sea por eso que el mundo sufre tanto. Estamos aburridos de lo mismo, siempre.

Necesitamos más música pesada.

86072505