Amor a los Flaming Lips

March 28, 2011

Esto es lo que hace a una banda grande. Lograr, mediante trabajo, talento y mucha (mucha) constancia, llegar de esto:

A esto…

Pasando por esto…

Y esto…

Y después entregar esto

Mucho amor a su trabajo, muchas lágrimas y sangre, y es por eso que los amo.


Mophono

February 21, 2011

A propósito de ésto:

Ésta rola me voló la cabeza hoy.

Mophono está a menos de 6 grados de diferencia de Kevin Bacon. Seguro.

[via RCRDLBL]


Changos traductores

February 17, 2011

Hace unos años, @leos y su servidor empezamos una bonita tradición que se convirtió en leyenda. Los Changos Traductores aparecían esporádicamente en #BDSF para hacer un servicio a la comunidad y castellanizar los angloparlantes temas que solemos poner en el programa. La mera verdad, es que también, con un poco de saña, evidenciábamos algunas “rolotas” que en realidad tienen letras que parecen escritas por un mico (no traductor).

A éste también le renunciaron

Luego de la huelga indefinida de este símico gremio, aparecieron nuevas propuestas de traducción, corregidas y aumentadas. Tal vez ya los habían oído, tienen unas cuantas rolas originales y otros “covers”. Se llaman Larry Mon y El Comanche, juntos son Los Master Plus y le hacen a eso del sabrosindie. Me dio risa, que esta misma rola ya la habían traducido los chimpancés de #BDSF. Esos bastardos abandonaron la lucha sindical.


«Tu sexo está en fuego». Sí, así de profundos se ven cantando esta “rolota” de los Kings of Leon. Ja.


Adios:::2010

December 25, 2010

Abracen a un desconocido, sonríanle a los que les hacen malas caras, coman helado una vez a la semana, ríanse hasta que les duela la panza, hagan caras chistosas frente al espejo, pónganle cuernitos a las personas que quieren en las fotos, súbanle el volúmen a todas sus actividades.

Estas fueron las canciones que marcaron para bien mi 2010, se las comparto como un regalo de Navidad.

Felices Fiestas.

Que el 2011 no sea ni la mitad de chingón de lo que fue el 2010.

Dale click

Click derecho, guardar como.

*Escúchese hasta arriba y hasta atrás.


Los 6 segundos más importantes de la música

June 16, 2010

En 1969, un grupo de soul y funk, The Winstons, grabó un track llamado “Color Him Father”. El lado B del sencillo, “Amen Brother” incluye un puente de batería, de seis segundos que transformó la música para siempre. Este breve instante fue seminal para el desarrollo del Hip-Hop, el Jungle y el Drum n Bass. Dos culturas completas generadas a partir de un momento de genialidad de un baterista. El llamado “Amen Break” ha sido utilizado por gente que va desde Perry Farrell, NWA, Squarepusher e inclusive por publicistas listillos que hacen comerciales frescos de automóviles.

Amen, hermanos

A continuación una brillante reflexión sobre el tema de los derechos de autor, el plagio y la forma en la que la industria se ha apropiado de pequeños instantes en la cultura popular y está destruyendo la forma en la que concebimos la música del siglo XXI. Dura unos 20 minutos, y a modo de audiolibro, presenta la historia de los seis minutos segundos más importantes de la música.

Desgraciadamente no encontré un video subtitulado, pero aquí tienen la canción original de The Winstons. “Amen Brother”, cuyo lado A ganó un Grammy en el año en el que fue concebida.


Dark Side of the Flaming Lips (a primera escucha)

December 23, 2009

Mi primera descarga en la tienda de iTunes tenía que ser esta. Los Flaming Lips covereando uno de los primeros discos que marcaron mi vida. Se bajó rapidito y sin problemas. Primera sorpresa, el disco está firmado por The Flaming Lips and Stardeath and White Dwarfs With Henry Rollins and Peaches (un “and” más y no lo escucho, ja).

La portada me recuerda por alguna razón a Nirvana.

Play.

Primer track, el mítico latido del corazón. “Breathe”, espectacular, con el nuevo sonido que traen los Lips en Embryonic. Bajeo profundo y lo-fi, le da pie a “On the run”. Estos güeyes no se andan con mamadas. El disco está bien pensado. Va todo bien.

“Time” me recuerda a otro bien logrado esfuerzo por emular a Pink Floyd, toses, paneos… ¿tan rápido llegamos al reprise de “Breathe”? Se va como el agua, quiero más.

Fuck, fuck, fuck… Peaches cantando en “The Great Gig in the Sky”. Fuck. Peaches sabe cantar. Es un caos todo, un reverendo desmadre que suena increíblemente ajeno y familiar. Henry Rollins: “I never said I was afraid of dying”. No, yo tampoco he dicho eso nunca. Venga, la que sigue.

Ahhhh, caviar, lear jets y el bajo de Ivins sonando preciso. Protesta en cinco cuartos. Cinco cuartos mucho más barrocos que la de 1973, al mismo tiempo les falta esa dedicación pacheca que se escucha directo desde los estudios Abbey Road. Las voces suenan a través de un vocoder. Wayne Coyne invitó a la banda de su sobrino a grabar con ellos, es un jam pero bien orquestado. Alguien puso orden ahí, alguien definitivamente muy desordenado.

Calma distorsionada. “Us and Them”. Por alguna razón esta canción me da un poco de hueva al principio. Pero los ecos de Pink Floyd me enseñaron a escuchar los detalles en la música. Aquí no hay ecos, pero una constante en un sintetizador (¿o será un teclado viejo?) que hace que entre en un trance. “Forward he cried…” hay juegos con muchas voces de pronto. Eso es lo importante en un disco, que de pronto te sorprendan los detalles. No, no hay ecos pero soy fan. Es hermosa. Muy, pero muy cuidada y hermosa.

Prendo un cigarro. Un compañero.  El último de la cajetilla. Ni modo, ahí viene la parte más “colorida” del disco.

“Any Color You Like” es por mucho mi favorita del Dark Side de Pink Floyd. Tienen un buen reto aquí. Bien, empieza funky, llena de guitarras chillantes. Arreglitos minúsculos y el piano Rhodes con sonido giratorio. Una rola para lunáticos. ¿Y si  prendo otro cigarro?

Calma.

El lunático está en mi cabeza, y me gusta lo que me dice. Escucho las babitas, sí hay un delay. Quiero que mi vida tenga delay. Los lunáticos, y los lunáticos hablando como lunáticos están sonando en mis bocinas. Esto es vida. Sí. Un momento para dejar todo lo que estaba haciendo.

Y termina como debe ser. Piel chinita y toda la cosa. “Eclipse” sabiduría pura. Lágrimas. Latidos de corazón.

No hay lado oscuro de la luna, de hecho, toda está oscura.

¿Otra vez?

Va.

Los que logran hacer una buena reinterpretación de las obras maestras son merecedores de un embrujo. Vengan las brujas para los Flaming Lips. Bravo.


La redefinición del espectro visual

December 15, 2009

Continuando con la gustada sección: las reseñas que le piden a Baxter en Ibero 90.9, aquí está la que me tocó hacer para los discos del año. La lista completa la pueden consultar aquí. El texto es sobre el que -para mi gusto- es el disco del año. Al menos es el que más escuché y que a la fecha me sigue sorprendiendo. Al momento que escribo esto, no tengo el disco físico, eso ya dice mucho sobre él. (Se aceptan regalos navideños)

En fin, espero que sea de su agrado, apreciables lectores.

The Horrors – Primary Colours
Baxter

Abres la caja de Pandora, te encuentras con diez posibilidades, cada una de ellas ya está perfectamente delineada y clasificada en un lapso de tiempo. Todas se rigen bajo una misma imagen, como si fuera el reflejo de un espejo roto que arroja una instantánea por tema. Una fotografía en tonos sepia -fuera de foco- retrata siluetas oscuras y fúnebres. El título multicromático que nos recuerda que el verdadero terror se experimenta en vivo y a todo color, este discurso hace ver a Bela Lugosi como un mero recuerdo atrapado en el fondo del mar.
Un viaje.

Una travesía ultramarina en donde la constante es el sofocamiento, provocado por poesía cuasi adolescente y retroalimentación melódica que lograron en el estudio, apadrinados por un par de dañaditos: Chris Cunningham y Geoff Barrow. Las guitarras cambian de sonido, recuerdan y tributan a Kevin Shields (desde la fotografía que las contextualiza), los sintetizadores escapan pavorosos del cliché y al final no deja de ser música garage. No dejan de ser punks, y por supuesto, no dejan de ser románticos. Ahí el hilo negro de esa facha pasajera y olvidable del emo.
El segundo paso, probablemente el más difícil en la carrera de una banda de veinteañeros, fue logrado y con honores. Los ingleses hicieron historia que se cuenta sin pausas, sin descanso ni tanques de oxígeno. En el camino tocan fondo, se sumergen en la mierda para llegar a un final épico, memorable y que pide a gritos una repetición. Así, sí.

Primary Colours es uno de los primeros discos de la nueva década. Una década que pinta para experimentar, para acostumbrarnos a la crisis y aprender a vivir con ella. Tiempos oscuros para la sociedad, pero irónicamente los más brillantes para las mentes creativas. Solo así podremos sacar la cabeza del agua.